• notas del presidente

    Jaime Campos

    Estamos mejor en cuanto a institucionalidad democratica

    28 de Julio

    Argentina ha avanzado mucho en estos últimos meses en materia institucional. Ello es un dato clave, ya que como lo demuestra categóricamente la experiencia mundial, los países sólo avanzan en el camino del desarrollo económico y social si cuentan con instituciones sólidas, creíbles y respetadas por la ciudadanía.

     

    Basta hacer una breve enunciación para corroborar lo dicho.

     

    Ha habido progresos en cuanto al respeto a la división de poderes que establece nuestra Constitución Nacional. El Congreso ha vuelto a ser, como corresponde, el ámbito para el debate y la búsqueda de consensos.

     

    Lo mismo debe decirse respecto de la libertad de prensa y del libre acceso a la información pública. Todos sabemos la lucha que tuvieron que ofrecer los medios independientes para evitar el sometimiento al gobierno anterior.

     

    En materia de federalismo – esa asignatura históricamente pendiente -ha habido avances como lo reconocen los propios gobernadores de la mayoría de las provincias administradas por partidos no oficialistas.

     

    Adicionalmente, no puede dejar de reconocerse que el actual Gobierno está haciendo un gran esfuerzo por fortalecer al Estado como institución fundamental e independiente de -pero con diálogo con- todos los sectores de la sociedad. No se duda en este sentido que la AFIP, el ANSES, el Banco Central y el INDEC, por mencionar solo algunos de los entes más importantes, son hoy instituciones que han dado un vuelco fundamental hacia la profesionalidad y la transparencia.

     

    También es muy evidente que se han adoptado decisiones de fondo en materia económica -como el acuerdo con los acreedores externos- y en materia social -en relación con los jubilados- que representan pilares para un país que debe sustentarse en un marco de previsibilidad tanto en lo que se refiere al ámbito de las actividades empresarias como en lo que tiene que ver con la vida cotidiana de un conjunto muy relevante de la población. En un área diferente, el de las relaciones exteriores, nuestro país también ha dado un vuelco hacia la sensatez y la previsibilidad en su relacionamiento con el mundo. Todo lo dicho no significa que aún no haya grandes desafíos por enfrentar. El control de la inflación y la lucha frontal contra la pobreza son los más importantes. No obstante, es bueno poner las cosas en perspectiva: el avance en materia de institucionalidad representa una perspectiva auspiciosa, ya que es una condición indispensable para el desarrollo nacional.

     

    Jaime Campos es Presidente de la Asociación Empresaria Argentina – AEA

    Palabras de jaime campos

    15 de Diciembre

    En primer lugar, quiero agradecer muy especialmente la presencia del ministro de la Producción. lng. Francisco Cabrera y el Jefe de Gabinete del Ministerio. Ignacio Pérez Riba, en este encuentro.

     

    Es pertinente comenzar recordando que la Asociación Empresaria Argentina es una institución creada en 2002 en la que participan personalmente empresarios comprometidos con el País, que dirigen empresas muy prestigiosas de la Argentina.

     

    En segundo lugar, agradecer a los empresarios presentes quienes en el día de hoy por unanimidad han dispuesto reelegirme en el cargo de presidente. La confianza depositada me obligara a redoblar los esfuerzos para continuar haciendo de la AEA un instrumento útil en la promoción de las ideas pro-empresarias en un dialogo estrecho con las autoridades nacionales, provinciales y municipales.

     

    Para nosotros el rol del empresario es decisivo en la creación de riqueza, en la generación de empleos de calidad así como en el sostenimiento del Estado vía impuestos.

     

    En la AEA tenemos el orgullo de contar entre nuestros miembros a empresarios que dirigen empresas líderes, innovadoras y que tienen la vocación y la capacidad de proyectarse internacionalmente.

     

    Desde su creación la AEA ha insistido en que el desarrollo económico y social de la Argentina depende esencialmente de la fortaleza de sus instituciones republicanas.

     

    En tal marco siempre hemos insistido en reclamar que el ámbito propio de las empresas privadas debe ser respetado. En una sociedad capitalista modera es crucial distinguir el rol del Estado del rol de las empresas, manteniendo ambos claramente diferenciados.

     

    No debe sorprender, entonces, que nuestra asociación se haya opuesto firmemente a la injerencia discrecional por parte del gobierno anterior en la vida de las empresas.

     

    Esta posición tuvo costos importantes para nuestros asociados y para nuestra asociación -la que en el 2010 soporto la presión del Gobierno que intento cerrarla-, pero con orgullo podemos decir que la gran mayorla de los miembros resistió esta extorsión.

     

    En efecto, para nosotros Ias empresas no son concesionarias de un Gobierno sino que deben tener la más amplia autonomía para el desenvolvimiento de sus actividades.

     

    A la luz de lo expuesto es natural que desde la AEA tengamos expectativas muy positives respecto del Gobierno que preside el lng. Mauricio Macri. Sabemos que es un gobierno que valora el rol empresario, que trabajara por reconstruir la confianza tan deteriorada en años recientes, que establecerá reglas de juego claras y previsibles y que hará todo lo posible para que -en palabras del Presidente- “se multipliquen Ias fuentes de trabajo porque esa es la única forma de que haya prosperidad donde hoy hay una pobreza inaceptable".

     

    Señor Ministro: sepa que puede su Gobierno contar con la mas plena voluntad de colaboración por parte de la AEA.

     

    Como empresarios comprometidos con el país le deseamos al Gobierno del presidente Macri el mayor de los éxitos y haremos todo lo posible para que así sea ya que la unión de los argentinos y el logro del desarrollo sustentable dependen vitalmente de que así ocurra.