Return to site

Estamos mejor en cuanto a institucionalidad democratica

Argentina ha avanzado mucho en estos últimos meses en materia institucional. Ello es un dato clave, ya que como lo demuestra categóricamente la experiencia mundial, los países sólo avanzan en el camino del desarrollo económico y social si cuentan con instituciones sólidas, creíbles y respetadas por la ciudadanía.

Basta hacer una breve enunciación para corroborar lo dicho.

Ha habido progresos en cuanto al respeto a la división de poderes que establece nuestra Constitución Nacional. El Congreso ha vuelto a ser, como corresponde, el ámbito para el debate y la búsqueda de consensos.

Lo mismo debe decirse respecto de la libertad de prensa y del libre acceso a la información pública. Todos sabemos la lucha que tuvieron que ofrecer los medios independientes para evitar el sometimiento al gobierno anterior.

En materia de federalismo – esa asignatura históricamente pendiente -ha habido avances como lo reconocen los propios gobernadores de la mayoría de las provincias administradas por partidos no oficialistas.

Adicionalmente, no puede dejar de reconocerse que el actual Gobierno está haciendo un gran esfuerzo por fortalecer al Estado como institución fundamental e independiente de -pero con diálogo con- todos los sectores de la sociedad. No se duda en este sentido que la AFIP, el ANSES, el Banco Central y el INDEC, por mencionar solo algunos de los entes más importantes, son hoy instituciones que han dado un vuelco fundamental hacia la profesionalidad y la transparencia.

También es muy evidente que se han adoptado decisiones de fondo en materia económica -como el acuerdo con los acreedores externos- y en materia social -en relación con los jubilados- que representan pilares para un país que debe sustentarse en un marco de previsibilidad tanto en lo que se refiere al ámbito de las actividades empresarias como en lo que tiene que ver con la vida cotidiana de un conjunto muy relevante de la población. En un área diferente, el de las relaciones exteriores, nuestro país también ha dado un vuelco hacia la sensatez y la previsibilidad en su relacionamiento con el mundo. Todo lo dicho no significa que aún no haya grandes desafíos por enfrentar. El control de la inflación y la lucha frontal contra la pobreza son los más importantes. No obstante, es bueno poner las cosas en perspectiva: el avance en materia de institucionalidad representa una perspectiva auspiciosa, ya que es una condición indispensable para el desarrollo nacional.

Jaime Campos es Presidente de la Asociación Empresaria Argentina – AEA

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly