• 2012

    Notas de Prensa

    Justicia independiente, factor de desarrollo

    1 de Diciembre

    Desde AEA siempre hemos sostenido que un marco institucional republicano sólido es condición indispensable para el desarrollo del país y, en particular, para la concreción de inversiones productivas y la creación de empleo genuino.

    Este marco institucional es el verdadero andamiaje de la prosperidad económica. Son los cimientos del desarrollo. Sin bases sólidas, toda construcción es frágil. Todos los países desarrollados basaron su progreso en instituciones sanas y fuertes.

    Nuestra Constitución instituye tres poderes que constituyen un sistema de balances y contrapesos propio del Estado de Derecho. En particular, es fundamental el rol que desempeña un Poder Judicial independiente, como garante de las instituciones de la República y de los derechos fundamentales establecidos por nuestra Constitución.

    El respeto a la Ley y a la dignidad de la Justicia es la base de la resolución ordenada de los conflictos y el mantenimiento de una convivencia civilizada y pacífica, requisito indispensable para el progreso social y material de nuestra sociedad.

    En el actual contexto, debemos recordar que sólo con una total independencia e imparcialidad el Poder Judicial puede cumplir acabadamente estos importantes roles.

    Un objetivo fundamental de nuestra Constitución es establecer un marco institucional para “afianzar la justicia”, “promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad”. El Poder Judicial tiene, en este sentido, un rol decisivo para el desarrollo del país, y su independencia es condición necesaria para establecer la previsibilidad que requerimos los empresarios para realizar inversiones y generar los empleos de calidad que promuevan el bienestar de toda la sociedad.

     

    Asociación Empresaria Argentina

    Techint, orgullo argentino

    7 de Septiembre

    En el empresariado argentino hay un amplio consenso que el Grupo Techint, liderado por Paolo Rocca, es un gran orgullo para el país.

    El Grupo Techint, integrado por un conjunto de empresas reconocidas a nivel internacional en los sectores de la siderurgia, la construcción y la energía, tiene en la Argentina el centro de investigación y desarrollo industrial más avanzado del país, que le permite ser líder mundial en la producción de tubos sin costura, y abastecer con exportaciones a clientes de todos los rincones del planeta, contando asimismo con importantes filiales en los mercados más exigentes del mundo.

    En el ámbito local, Techint, a lo largo de tres generaciones se ha caracterizado por el decidido y sostenido apoyo a las Pymes que integran su cadena de valor, por su fuerte compromiso con la capacitación de sus trabajadores y el impulso a la educación técnica y la ingeniería, y por niveles de productividad y eficiencia que le permiten pagar remuneraciones en los niveles más altos correspondientes a cada categoría laboral.

    Como lo muestra el ejemplo de Techint, las empresas de AEA están totalmente comprometidas con el país. Quieren que a la Argentina le vaya bien, para que sus 42 millones de habitantes alcancen un alto nivel de vida, como el de aquellos países en los que se ha eliminado la pobreza, y se respetan estrictamente todos los derechos, en un marco de sólida democracia republicana.

    Desde AEA estamos convencidos que los países que progresan son aquellos donde, en este marco, sus emprendedores y empresarios pueden desplegar al máximo su dinamismo y capacidad innovadora, la búsqueda de la eficiencia, y de nuevas oportunidades en los mercados externos, que generan empleos de calidad como los que nuestra Argentina necesita.

     

    Jaime Campos
    Presidente de la Asociación Empresaria Argentina – AEA

    AEA ante la expropiación de Repsol-YPF S.A.

    20 de Abril

    Desde la Asociación Empresaria Argentina (AEA) siempre hemos sostenido que sólo una vigorosa actividad empresarial, tanto de pequeñas como de medianas y grandes empresas privadas, puede crear las condiciones para alcanzar altos niveles de desarrollo social y económico, generando los empleos de calidad que se necesitan para sostener el bienestar de toda la sociedad.

    En este sentido, en una sociedad democrática moderna, un rol decisivo del Estado es el de asegurar un marco de previsibilidad, de reglas de juego, y de respeto a los contratos que permitan a las empresas privadas desarrollar inversiones, generar empleos, introducir innovaciones y ganar mercados externos. En este marco, la expropiación de una empresa privada debe considerarse un hecho de excepción.

    Asimismo, es de vital importancia que, de procederse a una expropiación, se haga respetando rigurosamente la Constitución Nacional que en su Artículo 17 requiere que sea por causa de utilidad pública calificada por Ley y previamente indemnizada.

    Nuestro país forma parte de la comunidad internacional de naciones. En ella imperan normas, procedimientos y formas de actuar, que deben respetarse. No hacerlo implicará una caída en la inversión extranjera directa. Además, para las empresas argentinas se acrecentarán las dificultades para acceder al financiamiento internacional así como para comercializar sus productos y servicios en los mercados de otros países.